Mi Historia... jamás contada..

De comer mal, a no comer, ¡a la mejor versión de mí!

Más de la mitad de mi vida es lo que me ha tomado conocerme a mí misma, aprender a cuidarme y sanar desde adentro, a reconocer que la salud y la estética vienen desde algo mucho más profundo que comer pollo, lechuga y tomar agua, como muchos aún piensan. Es preciso tener un balance en muchas áreas de nuestra vida para considerarnos saludables y lograr nuestros objetivos. Personalmente he pasado esto y estoy segura de que puedo ayudar a muchas otras personas cualquiera que sea su problema respecto a salud, nutrición, y a lograr un bienestar integral.


 

Desde chiquita siempre hice mucho ejercicio, pero durante la preparatoria, empecé a sentirme pasada de peso y pensaba que los chicos de mi escuela preferían a las chicas más delgadas. Creo que esto empezó a deteriorar la imagen y la confianza que tenía en mí misma.

Poco a poco, o más bien, muy rápidamente empecé a perder mucho peso. Al principio, esto me dio muchísima seguridad y fuerza de voluntad para seguir con mi meta. En un inicio era simplemente comer una tortilla en lugar de 2 en la comida, medir mi porción del cereal o sopa que me servía. Pero en poco tiempo, mi manera de controlar absolutamente todo pasó a un punto crítico, donde hasta limitaba mi porción de pepinos o de pollo. Desde entonces, pensé en estudiar algo relacionado con la nutrición, pero creí que esto haría que me obsesionara aún más con la comida.

Para no hacer el cuento largo, de alguna manera, mis papás lograron convencerme de que necesitaba ayuda profesional. Fuimos a una consulta a una clínica muy famosa en la Ciudad de México donde tenían un equipo completo que apoyaba a personas con desórdenes alimenticios de todo tipo. Por cierto, antes de esto consulté nutriólogas que solamente me preescribían una dieta genérica que yo (obviamente) no seguía. Yo solamente buscaba la manera de eliminar cada vez más alimentos y tener mayor control sobre mi comida. Pero bueno… de cualquier forma, accedí a ir a esta clínica.


 

Pasado un tiempo, mi peso era tan bajo que los doctores decidieron que no podían seguir dándome terapia ya que mi vida corría peligro. Ellos decían que debían internarme un tiempo en el hospital por mi situación ya tan grave o tendría que firmar una carta donde yo me hacía responsable por cualquier cosa que me pasara. En este entonces ya pesaba alrededor de 35 o 36 kilos. Antes de que todo empezara mi peso era de 62 más o menos (mido 1.62 mts).


 

Después de llorar durante dos días completos, decidí que debía hacerlo y que no tenía otra salida. Esa misma semana me internaron. Va a sonar muy raro, pero fueron dos semanas muy difíciles pero grandiosas en mi vida. Llegué con la mentalidad de sanar y dejar que me ayudaran, lo que hizo mucho más fácil las cosas. Lo tomé como unas vacaciones de mi vida, de mis miedos, de mi autocontrol y mi sufrimiento.


 

Después de este tiempo en el hospital, al salir me sentía bastante bien. Logré subir según recuerdo unos 3 kilos en dos semanas. Mi semblante era otro totalmente diferente, mi percepción sobre la comida empezó a cambiar. Vi que podía seguir teniendo un control sobre lo que comía, pero intentando comer más. Fue un nuevo comienzo en mi vida. Incluso si me preguntan ahora, para mi hay tres Andreas… la Andrea antes de este problema, la Andrea con el problema y la Andrea después de él.


 

Poco a poco mi peso fue incrementando hasta llegar a un peso más saludable de alrededor de 46-48 kilos. Aunque mi vida ya era mucho más normal, siempre seguí controlando mucho todo lo que comía. Puedo decir que aún lo hago, pero ahora lo hago de manera saludable y no siento que muero cada vez que me paso un poco de lo que sé que debo comer.


 

Por diversas situaciones en mi vida, a mis 26 años, volví a hacer ejercicio yendo a un gimnasio. Fue entonces cuando empecé a leer e investigar de qué manera llevar una vida saludable y “fitness”. Este fue el comienzo de un nuevo mundo y de una nueva pasión para mí. Todos mis tiempos libres los pasaba (y lo sigo haciendo) investigando sobre alimentación saludable, ejercicios, tips, formas de comer, etc.


 

Acudí con un coach que me ayudó a iniciarme en esta vida más saludable y fit. Al pasar algunos meses, y siguiendo el plan que me mandó, yendo al gym todas las mañanas antes del trabajo, comiendo más conscientemente y planeando mis días, empecé a sentirme y verme mejor. Me apasioné por esta combinación de comportamientos para llevar una vida que no solamente me hacía verme mejor, me hacía sentirme mejor, con más energía y más feliz.

Investigué sobre diferentes cursos y llegué al de “Integrative Nutrition Health Coach” con cede en Nueva York. La verdad me encantó el programa y decidí iniciar a la brevedad. Al principio fue solamente una cuestión de realización personal, de estudiar lo que en verdad me apasiona, y de cumplir un objetivo más en mi vida. Pero rápidamente se convirtió en algo en lo que realmente me veía dedicándome de tiempo completo. Algunas personas cercanas a mí, se acercaron a pedirme asesoría. Y así, casi sin querer, comencé dando coaching a amigos y conocidos.


 

Mi vida ha dado un giro de 180 grados, como podrán darse cuenta. Hoy en día mis objetivos, mis actividades y mis tareas diarias son completamente diferentes a un año atrás. Sigo documentándome y capacitándome. Ahora también estoy Certificada Internacionalmente como Entrenadora Personal por NASM, que es un currículum muy reconocido en la industria de la salud y fitness. 

 

Puedo apoyar a personas con problemas comunes como el sistema digestivo, hormonas y nutrición para el deporte. Esto evoluciona rápidamente y mi compromiso es mantenerme al día en todos los temas que nos preocupan a todos para poder dar un servicio de CALIDAD.


 

Ahora soy una mujer feliz, plena, que disfruta la vida y, claro, que comete errores. Pero cada tropiezo es solamente una lección de cómo volver a levantarnos ;) recuerden eso siempre!


 

  • Amo la música, me encanta bailar y estar con las personas que más quiero!!

  • Amo la vida saludable, comer sabiendo que estoy alimentando a mi organismo con lo mejor, y nutriendo lo más importante que tengo: Mi cuerpo que es mi casa y mi ser... ;)

©2019 by Andrea Camarillo. Proudly created with Wix.com